top of page
  • Foto del escritorMarial

¿Qué son las clases de postura y los beneficios para tu cuerpo?


Fue el verano del dos mil trece cuando cosas inesperadas me ocurrieron. En ese entonces estaba viviendo en Italia, la mayor parte de mi día me encontraba entrenando muy fuerte en la danza. Despertaba, hacia una caminata fuerte, luego clase de Ballet, estiramientos, yoga, gimnasio y acababa con un ensayo de mis coreografías. Me estaba preparando para la audición de mi vida, me habían invitado a realizar una audición para una compañía profesional.


El Director Artístico me platicó que venían alrededor de decientas cincuenta bailarinas de toda Italia. Aunque tenía muchos nervios mi motivación era mayor y algo en mí creía que lo podría lograr. ¿Qué más podía hacer para mejorar mi rendimiento y mi performance? Me lo cuestionaba todos los días, para ver si yo podía hacer algo más que me asegurara el éxito.


Un día le comentaba a un coach del gimnasio toda mi rutina y me hizo una pregunta que me dejo en seco. ¿Y qué hay de tu postura, ya estas en clases de Pancafit?, con una cara de asombro le pregunto, ¿cómo de postura?

En mi interior estaba pensando, que las bailarinas que hacíamos ballet estábamos muy derechas, quizá yo no necesitaba ese tipo de clase. Sin embargo, me dio curiosidad pues en mi vida había escuchado algo así en México ni en Estados Unidos.


El coach me explico un poco de que se trataba, una técnica creada por un Posturologo y que la mayoría de los italianos hacían la clase una vez por semana como parte de su rutina de bienestar. Ese mismo día me anote en la clase pues era de cupo limitado, me empezó a interesar más. Quizá era otra cosa que podía hacer para estar más preparada para mi audición. Mi primera clase con el Método Raggi, creo que nunca la voy a olvidar...


En esa clase me di cuenta de muchas cosas, que continuamente mi cabeza quería ir hacia la derecha y no estaba centrada, lo que yo consideraba correcto estaba totalmente chueco. El maestro me checo mi columna y por primera vez me entere que tenía escoliosis una desviación lateral de la columna vertebral. Que sorpresa me lleve, me preocupo bastante. Sin embargo muy pocas veces había sentido una sensación de bienestar profundo, un tranquilidad inexplicable y al momento de acabar la clase sentía una seguridad personal muy especial.


En mi siguiente clase de ballet sentía mucha facilidad para hacer las cosas, de pronto logre hacer 3 piruetas con una alineación perfecta. WOW pensé, que efectos tan increíbles esta clase de postura, note que mi forma de caminar había cambiado, y que el estar jorobada al estar sentada había desaparecido. Ese mismo día me propuse y pensé que yo iba a llevar esta técnica a México. Al día siguiente yo quería tomar todos los días clases del Método Raggi, el coach se río y me dijo que con una sesión a la semana bastaba. En 6 semanas era la audición.

Al llegar al estudio, empiezo a ver bailarinas muy talentosas, pensé que iba a estar muy difícil. Pero algo en mi cuerpo se sentía con más seguridad. Finalmente logré pasar la audición y pertenecí a este grupo por algunos meses hasta mi regreso a México. Tuve la oportunidad de trabajar en algo que jamás hubiera podido imaginar. Después de ese verano empecé mi camino en convertirme en Maestra Certificada de esta técnica. No fue algo fácil, con muchos obstáculos pero finalmente lo logré. Ese bienestar que yo sentí se convirtió en una parte de mi misión en la vida.




102 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page